martes, 21 de marzo de 2017

DOMINGO DE RAMOS

El próximo 9 de abril celebraremos el domingo de ramos. Los niños y niñas de tres años,  ya están preparados.
Con nuestras ramitas de olivo damos la bienvenida a Jesús​. Le abrimos nuestro corazón y hacemos el propósito de seguirle.



CON MI RAMITA DE OLIVO 
RECIBO, EL DOMINGO,
                                                                                              A JESÚS AMIGO

lunes, 13 de marzo de 2017

DÍA DEL PADRE

MI REGALO PARA TÍ

Aprendí la P
y aprendí la A
para escribirte

TE QUIERO PAPÁ

y como es mas fácíl
leer que escribir,
este es mi regalo
de amor para ti.

c.galiana (poemas para mis niños)
Resultado de imagen de papa te quiero

lunes, 25 de abril de 2016

MARÍA, MAMÁ DE JESÚS

LOS COLORES DE MARÍA

Mamá, - preguntó Jesús-
¿Por qué te gustan las flores? -
y María contestó.
- Por sus hermosos colores.

El verde de la esperanza,
el azul del cielo inmenso,
el rojo de la pasión
y el amarillo del Sol
que no quema con su fuego. 

c. galiana (poemas para mis niños)
 

domingo, 24 de abril de 2016

DÍA DE LA MADRE

MAMÁ, TE QUIERO


TU ERES, MAMÁ BONITA,
LO QUE MÁS QUIERO
Y LO ESCRIBO BIEN CLARO
PORQUE YA PUEDO.

LA M DE TUS MANOS DE MARIPOSA
LA  A DE LOS ABRAZOS CON QUE ME ARROPAS
LA M DE TUS MIRADAS Y DE TUS MIMOS
LA  A DEL AMOR CON EL QUE TERMINO

YA SABES, MAMÁ QUE APRENDÍ LAS LETRAS
Y YA PUEDO ESCRIBIR LA PALABRA MÁS BELLA

MAMÁ, MAMÁ, MAMÁ

TE QUIERO


C. GALIANA (poemas para mis niños)

domingo, 6 de marzo de 2016

DOMINGO DE RAMOS

Con mi palma en alto
Y mi ramita de olivo,
Recibo el domingo
A Jesús amigo
Montado en un asno
Reparte esperanza
Cura a los ciegos
Y al caído alza.

Domingo de Ramos
Brazos extendidos
Corazón abierto
Hacia su destino

Domingo de ramos
Marcando el camino

miércoles, 24 de febrero de 2016

POESÍA DÍA DEL PADRE.

Papá te quiero



CUANDO TENGO MIEDO
TU ME DAS UN BESO
Y CON TU ABRAZO
ME RÍO DE NUEVO.

POR ESO TE DIGO
PAPÁ, TE QUIERO

PIRATAS Y BRUJAS,
DRAGONES, FANTASMAS,
LOBOS, CAZADORES,
ENANOS Y HADAS,
SALEN DE LOS CUENTOS,
CUANDO TÚ LOS LLAMAS.
.
MILES DE AVENTURAS
VIVEN EN MI CAMA.

PAPÁ, TE QUIERO

SOLO NECESITO
QUE ESTÉS A MI LADO
ME LLENES DE BESOS
DE JUEGOS Y ABRAZOS,
PUES TODO ES POSIBLE
CUANDO ESTOY CONTIGO.

TU ERES,  PAPÁ,
MI MEJOR AMIGO.

CUENTO INFANTIL "EL NIÑO HOJA"

Las imágenes del cuento están sacadas de google.

martes, 15 de diciembre de 2015

CRÍSPULO "el duende gris"

Críspulo es un duende pequeño y encorvado, como una especie de garrapata gris. Cuando los niños duermen o están distraídos, se cuela entre sus cabellos y anida allí unos días, a veces, semanas. Críspulo espera paciente su oportunidad, y cuando el niño se siente ilusionado ¡plas!, Comienza con aquello que más le divierte, robar. Sí, lo que más le divierte a Críspulo es robar, roba la alegría, los sueños, la ilusión y la confianza. Federico tuvo la oportunidad de conocerle y veréis lo que paso. Federico tenía un balón estupendo, regalo de sus papás y muy ilusionado salió al patio a jugar con sus amiguitos. Durante un buen rato disfruto de las patadas y los remates de cabeza, con los penaltis y pasando el balón a sus compañeros. Y cuando mejor se lo estaba pasando, Críspulo empezó a susurrar. - Eres un inútil- le decía con su vocecita chirriosa. - No sirves para nada. - Nunca meterás un gol.-.y Federico se iba poniendo cada vez más colorado - Eres torpe, torpe, torpe. Federico intentó no hacer caso, y se pasaba la manga de la camisa por la cara, frotándose los ojos, pero Críspulo seguía y seguía murmurando sin darle tregua. Entonces Federico, con lágrimas en los ojos, corrió en busca de su balón, lo cogió y bajo la mirada de sorpresa de sus amigos, salió corriendo a esconderse bajo la escalera. Críspulo reía satisfecho, había conseguido su propósito y además se estaba pegando un buen festín, pues lo que más le agradaba era un buen plato de sopa de lágrimas y mocos. Pero algo ocurrió, en un instante, Federico dejó de llorar, Críspulo no daba crédito a lo que pasaba.
Una pequeña mariposa azul se había posado sobre el balón de Federico y luego sobre su rodilla, en los dedos, en las orejas. Viéndola volar, a Federico se le habían olvidado los malos pensamientos y comenzó a reír y reír. La mariposa giraba, subía, bajaba , y después de rozar con su ala el rostro de Federico se elevó hacia el cielo. Entonces, Federico cogió de nuevo su balón y corrió al campo donde sus amigos le esperaban. Críspulo, enormemente contrariado, resbaló de su cabello y cayó al suelo sobre en un enorme charco de barro.
 Si algún día, Crispulo te susurra en la oreja, sacude bien la cabeza y rié, rié sin parar.
Carmen Galiana. Taller de Cuentacuentos Noviembre 2015